EDUCACIÒN INCLUSIVA. Una apuesta al futuro.

La inclusión no es una simple cuestión organizativa, curricular o metodológica; es una manera distinta de entender y practicar la educación, que propone y exige metodologías didácticas, propuestas curriculares y modelos organizativos donde puedan aprender juntos alumnos diferentes.

La educación inclusiva se fundamenta en tres principios claves: la calidad, la equidad y la inclusión. aprender a trabajar en los centros escolares con la diversidad del alumnado, manteniendo la igualdad de oportunidades y las altas expectativas de éxito para todos los alumnos, representa los dos grandes retos del modelo educativo actual.

Las buenas prácticas inclusivas tienen dos características fundamentales: Primera, se trabaja siempre con grupos heterogéneos de alumnos, porque las categorías no aportan nada a nuestro trabajo. Segunda, se cuenta con apoyos, ya sean humanos o materiales, desarrollados siempre en el aula regular, en beneficio de la participación y del aprendizaje de cualquier alumno.

Pensamos y defendemos que el problema no está en el alumno ni en sus características, sino en las oportunidades y en los medios que se ponen a su disposición para favorecer su pleno desarrollo.

La implantación y consolidación de buenas prácticas inclusivas requiere cambios sustanciales en la cultura de los centros y las aulas.

Un cambio que afecta a las creencias, concepciones, ideas y principios del profesorado, ya que modifica sus referencias para interpretar la realidad.

Esta interpretación de la realidad modifica los planteamientos curriculares, organizativos y metodológicos que se aplican, al contemplar la diversidad de los alumnos como un hecho natural con el que es posible trabajar.

La puesta en práctica de metodologías abiertas, flexibles y comunes, que favorecen el éxito de todos los alumnos y luchan contra la exclusión es el resultado de este proceso.

El gran reto al que nos enfrentamos hoy está en la consolidación y generalización de estos ideales y de estas prácticas.

Sabemos y somos conscientes que la educación inclusiva es el modelo educativo que mayor calidad y equidad puede ofrecernos para que todo el alumnado alcance el éxito en la escuela.

Sabemos que el camino es largo, tortuoso, convulso y complejo, pero apostamos decididamente por alcanzar una educación sin exclusiones, porque estamos convencidos de la necesidad del cambio y somos valientes y firmes en nuestras creencias y en defensa de estos ideales

 

 

FUENTE:

Buenas prácticas en educación inclusiva. joan joRdi MuntaneR guasp, MaRía Rosa Rosselló RaMónY begoñadela iglesia MaYol

Educatio Siglo XXI, Vol. 34 nº 1 · 2016, pp. 31-50 http://dx.doi.org/10.6018/j/252521

Agradecemos la imagen a Unir. La Universidad en Internet

Tags: , , , , , , , ,

No comments yet.

COMENTAME

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: