Reflexiones para perderle el miedo a la palabra “inclusiòn escolar”

METAENQUIPO

Es muy comùn, en nuestros dìas, que el tèrmino “inclusiòn escolar”  nos remita directamente a la idea de integrar niños con capacidades diferentes en el àmbito del aula comùn. Sin embargo, èste no es el verdadero significado y sentido de esta palabra.

¿Por què decimos eso?

Segùn Wikipedia, La Enciclopedia Libre “La educación inclusiva es un modelo educativo que busca atender las necesidades de aprendizaje de todos los niños, jóvenes y adultos con especial énfasis en aquellos que son vulnerables a la marginalidad y la exclusión social.1″

“Aunque el concepto de educación inclusiva puede asociarse a una respuesta educativa que integre en las escuelas comunes a los niños y niñas con discapacidad; el término es más amplio, y hace referencia a una transformación progresiva de los sistemas educativos, orientada a que los mismos provean una educación de calidad a todas las personas por igual y adaptada a la diversidad.2″

Segùn la UNESCO,  la inclusión escolar es “un proceso que permite abordar y responder a la diversidad de necesidades de todos los estudiantes”; proceso que requiere la reestructuraciòn orgànica y funcional de la instituciòn escolar.

Pero…què significa esto? ¿Què no estamos preparados para hacer inclusiòn en la escuela?, ¿que nunca hemos hecho inclusiòn?, ¿que toda nuestra formaciòn acadèmica de grado està absolutamente obsoleta?¿que està “de moda” en educaciòn realizar pràcticas diametralmente opuestas a las que estamos acostumbradas en el àmbito escolar?

Sin duda, no se trata de tomar actitudes extremas como desacreditar todas nuestras pràcticas docentes actuales ni ignorar la exigencia que la sociedad, en general, tiene para con la Instituciòn Escolar (cualquiera sea su nivel) y para los Profesionales de la Educaciòn que en ella trabajan.

Un proceso de reestructuraciòn funcional no es màs que tomarnos un tiempo de instrospecciòn a fin de modificar la estructura general (Escuela) y estructura particular (aula) para que “sea màs funcional”; esto es,  procurar reorganizarnos para “funcionar” mejor, para poder APROVECHAR màs todos los recursos humanos, materiales, tècnicos y tecnològicos con los que contamos, o para VALORAR y DESTACAR todas nuestras FORTALEZAS y capacidades considerada la Escuela como “un equipo de trabajo con un objetivo en comùn” y, tambièn, para poder crecer como equipo y como profesionales en el ejercicio diario de la docencia.

Obviamente que esta instancia de anàlisis requiere objetividad e identificaciòn, tambièn, de nuestros “puntos flojos” y de nuestras debilidades.

Sin embargo, “esta evaluaciòn” deberìa ser constructiva a fin de que, a partir de la misma, podamos implementar planes de cambio y mejora con metas especìficas y concretas.

Es primordial, entonces, tomar distancia, objetivizar y reflexionar primero acerca de las FORTALEZAS de nuestra Instituciòn escolar como tal y de nuestra aula como cèlula a fin de poder destacar todas las acciones posibles (en tiempo y forma) que podrìan realizarse para poder crecer.

Aportamos a esta reflexiòn, entonces, un instrumento valiosìsimo que es el Cuestionario de Indicadores de Inclusiòn de Bristol elaborado por BOOTH, Tony y AINSCOW, Mel,(2000)  del Centre for Studies on Inclusive Education, Bristol, Reino Unido.  (UNESCO/OREALC) para este fin.

Los objetivos del Cuestionario de Indicadores de Inclusiòn apuntan a construir comunidades escolares colaborativas que promuevan en todo el alumnado altos niveles de logro y ayudar a valorar con detalle las posibilidades reales que existen en las escuelas para aumentar el aprendizaje y la participación de todos.

El propósito final es ayudar a romper las barreras para el aprendizaje y la participación, mediante la revisión, consulta, recopilación de información y diseño de un plan de desarrollo para una escuela inclusiva.

Las funciones de los indicadores se basan en: Motivar la reflexión de grupos de trabajo, orientar procesos de investigación, servir como criterios de evaluación y realizar intercambio de información acerca de lo que se sabe del actual funcionamiento de la escuela con el fin de identificar las barreras que existen a fin de poder derribarlas.

Una adaptaciòn propia de este Cuestionario puede descargarse AQUI

Estimado Lector de Yo Soy Igual y Diverso:

Esperamos que te sea de utilidad esta informaciòn dada y tambièn esperamos tu opiniòn y experiencia al respecto.

Dra. Carina Aida Di Fresco Tala. By Yo Soy Igual y Diverso.

Referencias:

  1. «Inclusive Education» (en inglés). Consultado el 11 de abril de 2011.
  2. «Educación Inclusiva en el sistema educativo» (en español). Consultado el 11 de abril de 2011.

Bibliografìa base:

http://es.wikipedia.org/wiki/Educaci%C3%B3n_inclusiva

UNESCO, UNICEF, Fundaciòn Hineni. (2003)Cada escuela es un mundo. Un mundo de diversidad. Experiencias de integración educativa. Chile.

UNESCO. (2003) Un desafío, una visión.

UNICEF, UNESCO, Fundación Hineni. (2001) HACIA EL DESARROLLO DE ESCUELAS INCLUSIVAS.

DI FRESCO, Carina.(2014) El Docente como Protagonista de la Inclusión Escolar.

Módulo I del Programa Multimedial de Autoformación Docente (ProMAD).  Ediciòn digital.

 

 

Open modal

Tags: , , , , , , , , , , , , ,

2 Responses to “Reflexiones para perderle el miedo a la palabra “inclusiòn escolar””

  1. paula sd septiembre 30, 2014 at 6:16 am Permalink

    Me ha encantado la amplitud del término. el colegio de mis hijos es un colegio con un 10% de alumnos con discapacidades, en ese sentido es inclusivo, pero he echado en falta el lado contrario, es decir, cuando un alumno tiene “capacidades estándar” o por encima de la media, se queda un poco corto. Inclusión no debe ser exclusiva y única para un sólo grupo, si no que debe ser mayúscula, incluir a todos los individuos a partir de la globalidad.
    ¿Utopía? yo más bien diría dificultad y dinero, pero sí es posible si colaboramos entre todos, empezando por los padres.

    Felicidades por el post.
    Paula

    • yosoyigualydiverso octubre 2, 2014 at 4:00 pm Permalink

      Gracias por tus palabras Paula y coincido con tu postura. Los niños con altas capacidades intelectuales tambièn deben tener un lugar en la escuela, incluirlos y potenciar sus capacidades innatas representa una obligaciòn y un derecho . Cariños desde Mendoza, Argentina.

A %d blogueros les gusta esto: