¿Por qué hablar de enseñanza para la diversidad en la actualidad?

 

Los sistemas educativos del mundo han avanzado mucho en las últimas décadas garantizando el acceso a la educación a poblaciones cada vez más amplias. Sin embargo, la calidad educativa es aún un motivo de gran preocupación, en tanto las investigaciones y evaluaciones internacionales muestran que el logro de que todos los estudiantes aprendan (y que esos aprendizajes resulten relevantes y profundos) está lejos de ser una realidad en muchos países del mundo (OCDE, 2019).

En este sentido, una de las metas educativas 2021 propuesta por la Organización de Estados Iberoamericanos (2010) es lograr la equidad educativa y superar toda forma de discriminación en la educación. La enseñanza para la diversidad se presenta, entonces, como un enfoque potente, que permite traducir esa voluntad de inclusión a propuestas trasladables a la práctica real.

¿Qué experiencias de enseñanza para la diversidad se están implementando actualmente?

A nivel internacional, una experiencia exitosa son los Grupos Interactivos de las Comunidades de Aprendizaje. Los Grupos Interactivos forman parte del proyecto Comunidades de Aprendizaje de la Universidad de Barcelona. Tiene sus bases en España y trabaja con una red de 579 escuelas de Argentina, Chile, Brasil, Colombia y México. Consiste en el agrupamiento de todos los alumnos de un aula en subgrupos de cuatro o cinco jóvenes, de la forma más heterogénea posible en lo que respecta a género, idioma, motivaciones, nivel de aprendizaje y origen cultural. El profesor prepara tantas actividades como grupos hay. Los grupos cambian de actividad cada 15 o 20 minutos. Los alumnos resuelven las actividades, interactuando entre sí, por medio de un diálogo igualitario. En cada uno de los grupos se incorpora una persona adulta de la escuela o de la comunidad y su entorno, para favorecer las interacciones y asegurar que todos los integrantes del grupo participen y contribuyan a la resolución de la tarea.

Otro proyecto, que lleva más de veinte años funcionando, es el de Redes de Tutoría, actualmente implementado en la totalidad de escuelas rurales de México. Esta propuesta pedagógica busca transformar las aulas en comunidades de aprendizaje a través de dinámicas que promuevan que los alumnos se enseñen entre ellos. Los estudiantes aprenden a jugar el rol de tutores y tutoras de sus compañeros (y también son tutorados por ellos) utilizando un protocolo que se basa en el diálogo y en actividades de metacognición, y que toma como punto de partida aquello que cada estudiante “aprendiz” sabe. Esto promueve los vínculos personales entre los alumnos, el desarrollo de la autonomía y la flexibilización de los espacios de aprendizaje. Actualmente la propuesta se ha extendido a lugares como Singapur, China, Tailandia, Estados Unidos y Argentina.

En Argentina, el proyecto Hacer Escuela de la OEI ofrece apoyo y acompañamiento a equipos directivos y de inspección durante dos años, combinando encuentros presenciales y trabajo a distancia, proporcionando estrategias para la mejora de la gestión escolar de los aprendizajes de los alumnos. Uno de los pilares de dicho proyecto es la atención a la diversidad. Para ello, proporcionan estrategias y materiales didácticos para la planificación de la enseñanza en aulas heterogéneas.

Si conoces otro proyecto te invitamos a comentar esta nota. Gracias.

 

Fuente:

Furman, M.; Larsen, M.E. y Aguzzi, C. (2020). “¿Qué sabemos sobre la enseñanza para la diversidad? ¿Cómo
enseñar en aulas diversas?” Documento Nº9. Proyecto
Las preguntas educativas: ¿qué sabemos de educación? Buenos Aires: CIAESA.
Revisión: Rebeca Anijovich.

Agradecemos la imagen a Reduca. Red Latinoamericana por la educaciòn

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

A %d blogueros les gusta esto: