El desarrollo de los valores, la socialización y la inteligencia emocional.

ispopMediante la socialización, estimulando la interacción con el entorno, vamos logrando que se adquieran valores que hacen al desarrollo humano.

La inteligencia emocional nos ayuda a interactuar y a tomar conciencia de nuestras conductas impulsivas, saber de nuestras motivaciones, así como rasgos del carácter como lo son el entusiasmo y la perseverancia. Y todo se inicia al momento de nacer. En el primer encuentro con la mamá que le da el pecho. El bebè disfruta de sentirse abrazado y es una de las maneras más naturales de expresar afecto, cariño y seguridad. Es por eso que debemos prestar atención a los bebés que en sus primeras horas de vida deben ser asistidos en cuidados intensivos, ellos también necesitan recibir afecto a través del abrazo.
Otros momentos para disfrutar de dar y recibir afecto son las horas donde la familia tiene oportunidad de pasar tiempo junto, pueden ser paseos, al momento de comer o cualquier otra circunstancia como puede ser ir al médico; no sólo en situaciones placenteras sino también en situaciones donde debemos dar seguridad y contención a niños y niñas; por ejemplo ante la pérdida de un ser querido o de un juguete. Todas las situaciones son muy importantes para los niños y tenemos que poder ver con la mirada del niño o la niña. Y claro está, ante situaciones como puede ser una operación. Muchos bebés que nacen con espina bífida o hidrocefalia deben ser intervenidos quirúrgicamente en edades muy tempranas, a veces a días de haber nacido o a los tres cuatro meses y la estabilidad emocional de los padres influye muchísimo en el estado anímico de los bebés.
La hora de jugar es una oportunidad para brindar seguridad y emociones positivas. Con diferentes juegos y juguetes acordes para cada edad los niños comienzan en principio a emitir sonidos, luego palabras y frases cargadas de gestos afectivos. Los juegos de contacto y recíprocos como las cosquillas favorecen las situaciones afectivas. El adulto debe estar atento a ayudar al niño o a la niña a superar sentimientos de celos, o ansiedad ante determinadas situaciones.
Si bien los juguetes y los juegos son importantes, lo son aún más las personas que rodean al niño, por eso es importante enseñarles a reconocer a cada familia o persona cercana y estimularlo a que se exprese sus sentimientos, sin censurarlos o sin obligarlos a decir algunas frases. Simplemente dejarlos expresar. Así como acepta o rechaza un juego, puede aceptar o rechazar a determinada persona y debemos estar atentos a dicha situación.
Enseñar a saludar cuando se encuentran con alguna persona pero sin obligarlos a que den besos, esperar a que encuentren su manera de ser cariñosos. Animar a que saluden de manera espontánea. Recordemos que la mayoría de los aprendizajes se realizan por imitación y lo mismo ocurre con las normas de conducta. Los niños y niñas son grandes observadores y suelen adquirir modos de actuar de sus familiares
Otra situación en la que debemos aprovechar para estimular su inteligencia emocional son las actividades de festejos. Celebrar momentos colabora a que podamos dar la oportunidad de expresar alegría, amor, reconocimientos, organizar un festejo porque terminan las clases y comienzan las vacaciones es una oportunidad. Invitar a algunos compañeros hacer una torta, unos globos, dependiendo de la edad, las posibilidades económicas y sobretodo las posibilidades funcionales de cada niño, y animarse a invitar a casa más allá de la discapacidad. Tal vez puede ser necesario invitar a alguna mamá o papá de un compañerito o compañerita o abuelo o abuela, alguien que colabore y dos o tres niños celebrando un logro ayudarán a estimular el sentirse a gusto. Se sugiere que si el niño o la niña tiene 3 años no invitar más de dos niños, si tiene 4 invitar a 3 , tener en cuenta que la cantidad de niños es importante para poder estar atentos a que todos puedan tener oportunidad de jugar, divertirse y pasarlo lindo. No esperar las celebraciones sociales como el día de la primavera o el día del niño. Podemos encontrar motivos para celebrar. Logros individuales: comenzó a sostenerse parado o dijo su primer palabra aprendió a ordenar sus juguetes.
Algunas recomendaciones para las familias:
Ofrecer ambientes de seguridad y tranquilidad afectiva desde el nacimiento
Crear un entorno de comunicación familiar sin reacciones violentas.
Ser respetuosos con los niños y las niñas en todo momento
Practicar valores hacia quienes nos rodean en todo momento
Propiciar los procesos de adaptación a situaciones nuevas
Favorecer la participación de todos los miembros de la familia, no pretender tener la exclusiva, ya que de todas las personas aprendemos y debemos confiar en los valores que trasmitimos a nuestros hijos, no pensar que porque algún integrante de la familia reacciona con una actitud que no nos gusta nuestro hijo la podrá imitar también, justamente de eso se trata la estimulación en valores y en inteligencia emocional, que aprenda a diferenciar situaciones agradables de desagradables.

María Marta Castro Martín By Yo Soy Igual y Diverso
Directora de Estímulos Adecuados: entidad dedicada a brindar capacitación en Estimulación Adecuada/Temprana y Sexología Educativa.
info@estimulosadecuados.com.ar

Tags: , , , , ,

A %d blogueros les gusta esto: