Educar en las emociones

La educaciòn de la afectividad es importante para todas las personas que rodean al sujeto en desarrollo.

El medio ambiente primario, la familia, asì como el secundario-vecinos, familiares directos, amigos, escuela, club- tienen gran influencia en la formaciòn de los niños y adolescentes que seràn los hombres del mañana.

La estimulaciòn de los valores primordiales como el respeto por el otro, la solidaridad y la responsabilidad es tarea de todos.

Los educadores debemos formar a los pequeños desde su faz intelectual sin dejar de ver su parte emocional y social.

A menudo, observamos con estupor, còmo algunas personas con buen cociente intelectual ven desperdiciadas sus capacidades y «pierden la cabeza» y el autocontrol de sus acciones con respuestas inapropiadas y actos de violencia desmesurados en las calles (peleas, gritos, golpes sin sentido.)

En efecto, el ambiente familiar y escolar debe preparar para salir a la vida con un vagaje de contenidos intelectuales pero tambièn debería estimular todas las funciones psico-socio-adaptativas que se necesitan para enfrentar y salir adecuadamente de las situaciones problemáticas a las que nos somete la vida diaria.

La formaciòn del cociente emocional a la par de la estimulaciòn del cociente intelectual es vital para un sujeto que aspira a ser un ciudadano activo y ùtil a la sociedad.

El desarrollo de las capacidades de empatía, expresión y comprensión de los sentimientos, el control del genio, la independencia, la capacidad de adaptación, la simpatía, la capacidad de resolver los problemas interpersonales, la persistencia, la cordialidad, la amabilidad y el respeto por el otro son vitales para una buena convivencia.-

Dra. Carina Aida Di Fresco Tala. ByYo soy igual y diverso

Tags: , , , , , , , , , , , , , ,

One Response to “Educar en las emociones”

  1. Sil Mar noviembre 22, 2011 at 6:18 pm Permalink

    «La formaciòn del cociente emocional a la par de la estimulaciòn del cociente intelectual es vital para un sujeto que aspira a ser un ciudadano activo y ùtil a la sociedad.»
    Totalmente de acuerdo, lástima que aún la escuela no le termina de dar cabida dentro de sus aulas.
    Beset
    Silvina

A %d blogueros les gusta esto: