¿Còmo ESTIMULO a mi HIJO en el HOGAR? Tiene DISCAPACIDAD AUDITIVA.

La pérdida auditiva que presentan niños y niñas es de naturaleza e intensidad diversa, por dicha circunstancia deben acudir a medios de comunicación alternativos y apoyos tecnológicos especiales para aprovechar el resto de su audición.
Dentro de este grupo encontramos a las personas que son sordas y a las que se consideran hipoacúsicas, que son la mayor parte de la población. Ellas presentan una disminución de la audición, pero son capaces de escuchar y seguir una conversación con la ayuda de audífono y pueden también
desarrollar la lengua oral.
Al no escuchar, no pueden comunicarse como quisieran.
Esto puede provocarles ansiedad y muchas veces, sentimientos de inseguridad y frustración, al faltarles información del medio y también tener intereses distintos a los de sus hermanos y amigos, pues no pueden escuchar música o disfrutar de la televisión o el cine.
Cada niño o niña sorda, al igual que los oyentes son una realidad individual, por lo tanto, no se puede generalizar, sino sólo compartir algunas sugerencias posibles de tener en cuenta en la vida diaria.

-Necesitan ser valorados, protegidos y tratados igual que los demás niños de la familia, teniendo a su cargo tareas y deberes en el hogar, compartiendo momentos de ternura y apoyo en las situaciones que lo requieran, atendiendo sus particularidades.
Pueden ser muy expresivos para comunicar su afecto y, a la vez, necesitan que las personas que quieren sean muy elocuentes para manifestarles su amistad y cariño.

¿Cómo favorecer el avance de los niños en familia?

Hablarle o comunicarse con el niño o la niña de diversas formas, incluyendo la gestual. Esto mejora las interacciones y el desarrollo de la comprensión.

Usar voz clara y normal, como si le estuviera hablando a un niño o niña oyentes.

Animarlos a imitar los movimientos de la boca frente a un espejo.

Incentivar al niño o la niña, sin apurar sus respuestas y sin extenderse en el tiempo, para no causarles fatiga.

Hablar de modo que los labios del adulto estén a la altura de los ojos del niño o la niña, estimulándolos a que sigan los movimientos de la boca, que los comprendan y los traduzcan en palabras.

Colocar las mejillas del adulto junto a las del niño o la niña, de modo que perciban sus vibraciones.

Conversar durante las actividades de la vida diaria, nombrando cada elemento empleado en estos quehaceres.

Adquirir el lenguaje de señas, como alternativa de comunicación con el niño o la niña.

Consultar al médico otorrinolaringólogo sobre la necesidad del uso de audífono en uno o en ambos oídos, ya que la posibilidad de percibir sonidos favorece el desarrollo del lenguaje y la comunicación con los demás.

Conocer el funcionamiento del audífono, enseñándolo al niño o la niña, para que lo usen en la posición indicada, manteniéndolo aseado y en buen estado.

Tener una actitud natural cuando el niño o la niña se coloquen el audífono, tan natural como vestirse.

Estimularlos a ser constantes en el uso del audífono, teniendo comprensión por el tiempo que les demande su aceptación.

Incentivarlos a escuchar e identificar por su nombre ruidos y sonidos del medio; tanto de la naturaleza como artificiales.

Jugar con los hermanos y adultos de la familia, pues esto favorece los vínculos afectivos y su integración al grupo.

 

Fuente:

ESCUELA, FAMILIA Y DISCAPACIDAD, GUÍA No 2
PROGRAMA DE EDUCACION ESPECIAL / MINEDUC

Agradecemos la imagen a Aprender juntos. cl

Tags: , , , , , , , , , , , , , , ,

No comments yet.

COMENTAME

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: