Autodisciplina en el uso del tiempo

Muchas veces escuchamos de la boca de nuestros estudiantes:

“No puedo tener horarios fijos porque tengo todas las pruebas juntas”.

“Estudio sòlo cuando tengo evaluaciones”.

“No logro organizarme”.

“Mis otras ocupaciones me restan el tiempo para estudiar y se me pasa el día rapidísimo”.

“No puedo tener horarios fijos porque a veces tengo mucho que estudiar y otras veces  poco”.

Es “hora” de dedicarnos a nuestros estudios y a todos nos ocurre que el tiempo  “se nos vuela” y no logramos organizarnos correctamente  para que “nos rinda” de manera efectiva.

Nuestras actividades diarias podrían dividirse en:

  • Importantes y urgentes: Son las cosas que debemos hacer o entregar con una fecha límite y no pueden postergarse.Por ejemplo: entregar un trabajo práctico, rendir un parcial.   Estas cosas, por su urgencia, tienen prioridad sobre cualquier otra. Aquí no hay posibilidades de “dejarse estar”.
  • Importantes pero  no urgentes. En esta categoría podría mencionarse rendir un examen final o hacer resúmenes para preparar una carpeta que rendiré a fin de año. Éstas cosas son las que “nunca llegan” hasta que veo las fechas de exámenes. Y la mayoría de las veces resulta necesario comenzar a preparar resúmenes y buscar bibliografía en la biblioteca.
  • Urgentes pero no importantes. Dentro de este rubro entran todas las tareas que debemos realizar a diario, que nos llevan una importante cantidad de tiempo. Por ej: ir al banco a pagar cuentas, ayudar en las tareas de la casa, visitar familiares, etc.

CONSEJO:

Procura usar muy bien tu tiempo y distribuirlo de manera que lo emplees

MÁS en cosas  IMPORTANTES y MENOS en cosas urgentes.

Es importante organizarse de tal manera que los días que tengo menos actividades “urgentes”, los aproveche para estudiar lecciones que deberé saber más adelante.

Debemos ser CONSTANTES en el estudio porque:

1.    Quien no tiene hábitos de estudio no puede estudiar.

Si me pasé todo el año disperso cuando llegan los exámenes me costará muchísimo concentrarme en el estudio.

2.    El conocimiento no se adquiere de golpe. Requiere una paciente elaboración y una adquisición pausada. Quienes estudian todo a último momento no asimilan bien.

Para estudiar es muy conveniente realizar una vida sana y normal. Para estar bien dispuesto al estudio es conveniente que dediquemos un buen número de horas diarias al descanso, al sueño y a la recreación.

Ademàs, para aprovechar al màximo todas tus potencialidades deberìas conocer COMO APRENDES. Para ello te invitamos a conocer nuestro libro: «CÒMO APRENDO» Fichas de Observaciòn y Estimulaciòn.

Dra. Carina Aida Di Fresco Tala

Dibujò: Hugo Lavandaio. Pintò: Estudio CRIC

 

 

Tags: , ,

A %d blogueros les gusta esto: